Celia Ramírez y el Comedor Solidario de Las Cruces

Celia comenzó a preparar almuerzos para las personas de la tercera edad en Las Cruces  que veía a diario abandonadas por sus familias. Esto se vio agravado con la llegada de la pandemia y las restricciones sanitarias en 2020.

Esta buena ciudadana comenzó haciendo  40 almuerzos, pero a las pocas semanas superó los 100. 

Hoy tiene un espacio en un club deportivo local, en donde preparan alrededor de 150 almuerzos, martes y jueves, los fines de semana reparten desayunos y  pan, que también preparan en su amasandería solidaria.

«Muchas veces amanezco sin fuerza, pero solo me basta pensar en decir: Tengo que ir porque no pueden quedar todas esas personas sin comer. Al tiro me motivo y me levanto»,dice Celia Ramírez. «Celia es una camiseteada porque lo que hace,  lo hace bien y  con amor. Lo hace por la gente que necesita. Eso es lo mejor», dicen sus colaboradores. 

Su esposo, algunos colaboradores incondicionales, son los que acompañan a esta camiseteada en su misión, los  que están a su lado, para seguir con esta obra.

Celia asegura  que la pandemia puede pasar, pero el hambre y el abandono de los adultos mayores seguirá, así que no puede bajar los brazos.

Para colaborar con el comedor puedes seguirlos en sus redes sociales.

Te invitamos a conocer su historia

Deja un comentario